Artículo Alumbrado Público en LED: Experiencias internacionales

Hoy en día, lograr mejoras en el uso eficiente de la energía es un tema relevante para las grandes ciudades del mundo. En el caso de Bogotá, de acuerdo con lo propuesto en el Plan Distrital de Desarrollo “Bogotá Mejor para Todos 2016-2019”, uno de los objetivos es lograr una mayor eficiencia energética y mejor calidad de vida para los ciudadanos a través de la gestión óptima en el servicio de alumbrado público, para lo cual se adelantarán programas de modernización de luminarias y subterranización de redes en Bogotá.

Por lo anterior, es importante conocer experiencias internacionales sobre este tipo de proyectos y los resultados obtenidos. A continuación describimos el proceso que ha tenido la ciudad de Buenos Aires con la modernización de su alumbrado público.

El servicio de alumbrado público en Buenos Aires es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires –GCBA-, quien a su vez delega su prestación de la siguiente manera. 

  • Los aspectos de operación y mantenimiento de la infraestructura de la ciudad está dividida en 5 zonas, de las cuales 4 se encuentran adjudicadas a empresas privadas y una está a cargo de la administración pública para el desarrollo de las actividades de mantenimiento, trabajos conexos de adecuación y/o reubicación y puesta en servicio de las instalaciones de alumbrado público. 
  • El suministro de energía es realizado por las empresas distribuidores de energía EDENOR y EDESUR, quienes cobran los consumos de acuerdo con la estimación de la potencia instalada y las horas de encendido, utilizando una tarifa regulada establecida por el Ente Nacional Regulador de Electricidad –ENRE- que se encarga de fijar las tarifas de distribución de energía.
  • La propiedad de la infraestructura es del municipio y la inversión se realiza por medio de licitaciones o  desarrollos con presupuesto propio de la administración municipal, siendo el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el encargado de la planeación, definición y financiación de los proyectos de expansión de la infraestructura. 

En Buenos Aires, los usuarios del servicio de Alumbrado Público son quienes pagan por dicho servicio. El GCBA cobra de manera directa a los propietarios de inmuebles el impuesto por “Alumbrado, Barrido y Limpieza” –ABL-, que incluye la contribución por el Alumbrado Público. El ABL es un tributo que comprende tanto un impuesto a la propiedad inmueble (Impuesto Inmobiliario) como una tasa por diferentes servicios municipales (alumbrado, barrido, limpieza, y mantenimiento y conservación de sumideros). Este tributo es cobrado a través del “Agente de Recaudación” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, llamado Administración Gubernamental de Ingresos Públicos –AGIP-.

Como parte del Plan de Reconversión del Alumbrado Público, desarrollado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a partir del año 2013 se lleva a cabo la modernización a tecnología LED de alrededor de 91.000 luminarias, que corresponde a cerca del 75% del total (126.000 luminarias en el año 2013). Dicho proyecto, denominado Buenos Aires LED, es desarrollado por Philips Argentina y tiene un tiempo de ejecución de tres años, alcanzando en abril de 2016 la cifra de 80.000 luminarias interconectadas, lo que indica que la meta será lograda en el tiempo establecido.

Las luminarias instaladas son LED de 110W y 225W para una tensión de alimentación de 220 V. La temperatura de color es de 6.500°K y presenta un índice de reproducción cromática mayor a 70 superando así ampliamente en este aspecto a la tecnología de sodio que ronda los 40.

De acuerdo con Philips, empresa encargada de ejecutar el proyecto, como resultado se han alcanzado ahorros de energía cercanos al 50% del consumo, que equivale a 70GWh/año. Asimismo, se ha logrado una reducción de la huella de carbono ya que esta tecnología produce menos emisiones dióxido de carbono. Adicionalmente, la tecnología LED tiene un tiempo de vida útil mayor a las luminarias convencionales de sodio, aumentando su tiempo de uso en aproximadamente 5 años (100.000 horas o más, a diferencia de las 30.000 horas de las luminarias de sodio).

La tecnología LED ofrece ventajas en cuanto al poder lumínico que implica una mejor calidad de la luz ofreciendo mayor nitidez y cobertura con una menor potencia instalada. En consecuencia, estas características hacen que tanto peatones como conductores de vehículos tengan una mejor percepción visual, al mismo tiempo que mejora la seguridad en la vía pública. 

Sistema de telegestión

Es importante acompañar esta modernización con un sistema de información en tiempo real que permita monitorear el alumbrado público y de esta manera poder intervenirlo en el menor tiempo posible. Es así como el proyecto Buenos Aires LED también incluye un sistema inteligente de gestión de Alumbrado City Touch, con el que se realiza el seguimiento al estado de las luminarias, permitiendo modificar la intensidad de luz según las necesidades y usos, controlar el encendido y apagado del sistema, medir de manera remota voltaje, corriente y potencia y detectar las fallas en las luminarias en un tiempo mínimo, lo que reduce costos de mantenimiento y operación.

El uso de este sistema inteligente también permite su integración con otros sistemas, como los de seguridad y comunicaciones, proyectando a la ciudad de Buenos Aires como una Smart City.

Referencias

  • Andesco. 2016. Seminario de eficiencia energética https://www.youtube.com/watch?v=zWAOWnXBqWg&feature=youtu.be
  • Empresa de Energía de Bogotá. 2015. Evaluación de esquemas de prestación del servicio de alumbrado público.
  • Gobierno de Buenos Aires. www.buenosaires.gov.co 

http://www.buenosaires.gob.ar/noticias/plan-de-reconversion-del-alumbrado-publico-luminarias-led

http://www.buenosaires.gob.ar/noticias/buenos-aires-una-ciudad-con-iluminacion-inteligente

http://www.buenosaires.gob.ar/noticias/medidas-de-precaucion-y-acciones-implementadas-para-el-ahorro-energetico