El embajador del vallenato

Andrés ‘el turco’ Gil no solo revolucionó el sonido del acordeón, sino que se convirtió en un diplomático del folclor.