Primera línea de defensa

 

Se ejerce el control de la alta dirección mediante los dueños de los procesos, quienes establecen sus propias actividades de control para mitigar sus riesgos y mantener un control interno efectivo.

Mesa de trabajo 1transparencia3.png

 

Esta línea de defensa hace referencia al “Principio de Autocontrol” como el concepto básico y fundamental de este modelo. De esta manera la efectividad en el seguimiento de las actividades y resultados del Grupo radica primordialmente en el compromiso, involucramiento y gestión responsable de cada uno de los colaboradores, con base en tales supuestos, estos entienden que son los principales responsables de su proceso y por lo tanto los primeros encargados de gestionar sus propios riesgos y aplicar los controles que en cada caso correspondan.