La confiabilidad del sistema eléctrico: más allá de la generación

Jueves, 13 de mayo de 2021

El concepto de ‘Confiabilidad’ en el sector eléctrico se ha relacionado, por parte del público en general, casi que exclusivamente a la posibilidad de contar con la generación suficiente para poder atender la demanda de energía eléctrica de los usuarios.

Por otro lado, la confiabilidad en la atención de las necesidades energéticas de los usuarios, en el mediano y largo plazo, es muy importante al hablar de transición energética y de adaptación al cambio climático. En esta transformación energética se destaca la importancia de la utilización de recursos renovables como el sol, el viento, la biomasa y la geotermia, entre otros, que se han desarrollado de forma importante en las dos últimas décadas en el mundo y que, en Colombia, gracias a la abundancia de estos, especialmente sol, viento y biomasa, se constituyen en fuentes importantes para el desarrollo del sector eléctrico en el futuro inmediato.

Sin embargo, debe resaltarse que los sistemas de producción, y en general todo sistema, se rompe o falla por el elemento más débil del mismo. Y esa debilidad puede estar representada en la carencia del elemento o servicio, o en la dificultad para que ese elemento evolucione en la forma en que se requiere para que el sistema crezca.

En este contexto, el transporte de la energía también es un elemento clave en la confiabilidad del sistema eléctrico, siempre lo ha sido. Y su evolución, al ritmo de las exigencias del desarrollo de las fuentes no convencionales de energía a gran escala en el país, es necesaria para garantizar esa transformación energética y poder ofrecer a los usuarios del servicio, la energía que requieren a precios competitivos, aprovechando las fuentes de recursos disponibles en nuestro territorio.

creg2

Los recursos naturales están donde los ubica la naturaleza y por su parte, la demanda se ubica en donde los seres humanos nos asentamos por diferentes razones culturales, sociales, económicas o de otro tipo y donde desarrollamos las actividades económicas y sociales que nos permiten interactuar y crecer como sociedad.

En nuestro país, los mejores recursos energéticos se ubican en lugares distantes de los grandes centros de demanda. Y muchos de esos recursos energéticos, y en particular los que hemos denominado fuentes de energía renovable no convencionales, permiten desarrollos energéticos más eficientes en zonas del país en donde no hay grandes centros de consumo, como es el caso del sol y el viento en La Guajira, o el aprovechamiento de recursos hídricos en diferentes regiones del país con baja densidad de población.

Es allí donde el transporte de energía eléctrica se vuelve crucial en la transformación energética en la que avanza el país y de esta forma podemos seguir contando con un sistema de abastecimiento de energía confiable, eficiente y competitivo.

Poder conectar esos grandes centros de producción de energía a partir de estas fuentes más limpias con las ciudades y regiones, en donde se ubican los grandes centros de demanda y se desarrolla buena parte de la actividad económica del país, es de crucial importancia para que Colombia pueda aprovechar al máximo los recursos naturales con los que cuenta y pueda avanzar en la electrificación de la economía en temas claves como la movilidad eléctrica, la cobertura del servicio y ampliación de la conectividad y el desarrollo de nuevos negocios con el uso de tecnologías que avanzan en el mundo como el almacenamiento.

Estos temas, además de impulsar el desarrollo del sector eléctrico, le permiten al país avanzar en aspectos relevantes para el bienestar de los ciudadanos como la mejora en la calidad del aire y su impacto sobre la salud, el acceso a mejor educación, y por supuesto, el incremento en la competitividad como país y como sociedad.

creg3

Mantener la confiabilidad en los sistemas de transporte es uno de los grandes retos que enfrenta el sector eléctrico colombiano y lo viene siendo en especial en la última década. Pero cuando se habla del sector eléctrico, además de pensar en las empresas prestadoras del servicio, se debe incluir como parte fundamental del sector a los usuarios, a la demanda de energía.

Continuar con el desarrollo sostenible de las redes de transmisión, minimizando los impactos sobre el medio ambiente, pero avanzando en la conectividad requerida para el aprovechamiento de los recursos renovables abundantes con los que cuenta el país, es un reto, tanto para las empresas en su función de ejecutores de los proyectos bajo estándares de sostenibilidad, como para la sociedad como un todo, entendiendo la importancia de este desarrollo sostenible, para poder minimizar impactos de otra índole que se originan en el uso de fuentes de generación (o en el caso de movilidad, de motores) menos eficientes, y en algunos casos, más contaminantes.

Entender, desde la demanda, que la energía debe producirse en donde es más eficiente, y que eso supone la necesidad de transportarla hacia donde se requiere, permitirá entender igualmente que, en la medida en que alguno de esos dos componentes de la oferta (generación o transporte) se desarrolle en forma ineficiente, entonces eso se traducirá en mayores costos del servicio. Por supuesto, el reto es el desarrollo sostenible a precios cada vez más eficientes. Y en eso la sociedad juega un papel fundamental. Entender que el desarrollo para el beneficio general requiere en algunos casos renuncias a beneficios individuales.

Mantener un sistema de transporte de energía eléctrica robusto, confiable y a precios competitivos requiere el compromiso de todos los actores del sector eléctrico: Gobierno nacional, entes territoriales, empresas de servicios, y por supuesto, la sociedad como un todo. Las reglas están diseñadas para lograrlo. Las personas debemos hacerlo realidad a partir del entendimiento de los beneficios que trae el desarrollo y de la responsabilidad que juega cada individuo en el desarrollo de la sociedad como un todo.

fotor jorge valencia creg

Jorge Alberto Valencia Marín

Director Ejecutivo de la Comisión de Regulación de Energía y Gas