Comunicados de prensa

dots

Febrero 2018


Colombia se sube al tren de la revolución verde

22 febrero 2018

Publicado por El Espectador

Colombia se sube al tren de la revolución verde

22 de febrero de 2018. Con la adjudicación del proyecto Colectoras al Grupo Energía Bogotá (GEB), el país da un gran paso para impulsar las tecnologías de baja emisión. Colombia tiene un gran potencial en energías renovables no convencionales por sus recursos y disponibilidad para que la matriz energética sea más sólida.
El mundo está viviendo una verdadera revolución energética. El gas natural y las energías renovables no convencionales viven una etapa de crecimiento y desarrollo sin precedentes que está transformando el perfil de las matrices energéticas a nivel global, con especial incidencia en América Latina.

Este cambio en la matriz energética se está produciendo a un ritmo acelerado, gracias a la decisión de muchos gobiernos de tomar medidas que contrarresten los efectos del cambio climático, a los precios más competitivos, al respaldo del gas natural y a las millonarias inversiones que están ampliando la capacidad instalada de estas tecnologías.

China, por ejemplo, es líder mundial en energía eólica con 188.000 megavatios instalados a 2017, que equivale al 35% de toda la capacidad instalada mundial en esta tecnología, según un reporte del Global Wind Energy Council (GWEC). El gigante asiático está apostando en grande ya que de aquí al 2020, prevé invertir más de 100.000 millones de dólares en estas energías.

Europa no se queda atrás. Con 178.000 megavatios instalados, varios países, entre ellos Alemania y España, son referentes mundiales de la apuesta por las energías limpias. Hasta las grandes petroleras como Shell, Total y Statoil se subieron al tren del cambio, invirtiendo cada vez más en parques de generación con fuentes renovables. Multinacionales como Google, Apple, IKEA, y BMW son algunos ejemplos de empresas comprometidas con la meta de alcanzar el 100% de su suministro de energía de fuentes renovables en los próximos años.

Pero no hay que ir muy lejos para ver esta transformación en la matriz energética. En América Latina países como Brasil, Chile y México llevan la delantera y las energías renovables ya son un componente importante de sus economías. Brasil está entre los 10 países del planeta con mayor capacidad instalada de energías eólicas y es el primero en la región, seguido de Chile, que cuenta con cerca de 30 parques eólicos. Chile, México y Argentina realizaron el año pasado subastas de energía eólica y solar con precios muy competitivos.
Según Bloomberg New Energy Finance, en poco más de 20 años, las energías solar y eólica representarán el 48% de la capacidad de generación a nivel mundial.

La adjudicación de Colectoras

Colombia estaba muy rezagada en este tema teniendo en cuenta que del total de su capacidad instalada, que asciende a 16.500 megavatios, alrededor del 70% de la oferta de energía proviene de las hidroeléctricas y cerca del 25% corresponde a generación térmica (carbón y gas). Solo el 5% corresponde a energías renovables no convencionales, entre las que están las pequeñas centrales hidroeléctricas de menos de 20 megavatios.

Pero este panorama comenzará a cambiar con la adjudicación del proyecto Colectoras que permitirá conectar la energía que se producirá en los parques eólicos de La Guajira, con el Sistema Interconectado Nacional (SIN). Este proyecto clave para el sistema de transmisión del país supone un antes y un después en las inversiones públicas destinadas a diversificar la matriz energética nacional.

La decisión la tomó el pasado 16 de febrero la Unidad de Planeación Minero Energética(UPME), cuando abrió el sobre que dio como ganador al Grupo Energía Bogotá (GEB) el cuál entró con pie derecho en la era de las energías renovables al ganarse este proyecto. Esta infraestructura clave consiste en la construcción de una subestación del mismo nombre de 500 kilovoltios que conectará a las subestaciones Cuestecitas (La Guajira) y la Loma (Cesar) con una longitud de 370 kilómetros de redes de transmisión. Las redes tendrán una capacidad para transportar hasta 1.360 megavatios de energía a partir del 2022.

Para el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, la adjudicación de este proyecto es "un hito en la historia del sector" ya que se cumple con el objetivo nacional y los compromisos internacionales de diversificar la matriz colombiana con energías renovables. El director de la UPME, Ricardo Ramírez, señaló por su parte, que el potencial renovable no convencional del país es inmenso y con Conexión Eólicas "estamos haciendo realidad la integración de estas tecnologías al sistema eléctrico".

En efecto, Colectoras es trascendental para el despegue de la energía eólica (que se produce con viento) porque impulsará la construcción de parques eólicos en La Guajira, uno de los departamentos con mayor potencial para el desarrollo de esta clase de energía.

Cabe señalar que en este departamento hasta el momento solo opera un proyecto piloto de Empresas Públicas de Medellín (EPM). Se trata del parque Jepírachi, construido en 2004, con una capacidad de generación de 19,5 megavatios.

Sin embargo, algunas compañías como EPM, Interconexión Eléctrica S.A (ISA) y Jemeiwaa Ka'i S.A.S, están listas para desarrollar nuevos parques eólicos que podrían agregar al sistema alrededor de 1.050 megavatios, que equivalen al 6,3% de toda la capacidad instalada del país actualmente. .

Con la inversión de 174 millones de dólares en esta infraestructura clave por parte del GEB y la adjudicación de otros proyectos por parte de la UPME se podrán desarrollar parques eólicos no solo en La Guajira sino también en los departamentos de Cesar, Magdalena y Santander.

Así lo considera Alejandro Lucio, director de la Asociación Colombiana de Energías Renovables -Ser Colombia- quien sostiene que la entrada de las energías renovables no convencionales es irreversible y pondrán al país a todo con las tendencias mundiales.

Para el directivo, con la adjudicación del proyecto Colectoras, el gobierno acaba de lanzar un mensaje claro de su interés por estas estas energías, ya que sin estas redes eléctricas era imposible sacar la energía de los parques eólicos en La Guajira.

Compromiso empresarial

Las empresas de Colombia no son ajenas a las tendencias internacionales, por ello, son muchas las que están buscando reducir su huella de carbono a través de proyectos de generación de baja emisión, no solo para cumplir los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, sino también aumentar su competitividad. En este último aspecto los contratos de suministro de energía con fuentes renovables les garantizan previsibilidad de los precios de energía a largo plazo y por tanto un mayor control sobre uno de los costos que más pesan en su operación.

El Grupo Energía Bogotá también le está apostando a contribuir positivamente al medio ambiente y al desarrollo de las comunidades en los territorios donde opera. Así lo sostiene su presidente Astrid Álvarez, quien afirma que lo más importante es desarrollar una relación genuina con las comunidades para apoyar su desarrollo y generar valor compartido.

Ese apoyo a las comunidades se refleja en diversas actividades que ha llevado a cabo el GEB con energías renovables con la instalación de paneles solares en comunidades de las áreas de influencia de sus actividades empresariales.

Ese es el caso de los 120 estudiantes de la escuela en la comunidad Wayenetamana, en la zona rural de Riohacha. En 2013 la escuela contaba con computadores portátiles y tabletas obsequiadas por el gobierno pero no se les estaba dando el uso adecuado ante la falta de acceso a energía. El GEB decidió instalar un sistema de paneles solares para suministrar energía a una sala de sistemas y al día siguiente la escuela modificó sus horarios introduciendo para todos los estudiantes la cátedra de informática.

Este es apenas uno de miles de ejemplos que demuestran que el acceso a la energía transforma vidas y permite una mayor inclusión. Hacerlo a través de tecnologías de baja emisión asegura un mundo más sostenible, para esta y futuras generaciones.

Con la adjudicación del proyecto Colectoras, Colombia tiene en sus manos una oportunidad sin precedentes que le permitirá capitalizar un conjunto de beneficios económicos, sociales y ambientales, así como acelerar su entrada a la OCDE.

LA APUESTA POR LA GENERACIÓN DE BAJA EMISIÓN

Colombia es un país con un alto desarrollo de las tecnologías de baja emisión, especialmente generación hidroeléctrica. Sin embargo, la diversificación de la matriz con la introducción de nuevas fuentes de generación de baja emisión será un factor determinante para fortalecer la economía nacional en momentos de fuerte sequía, como ha ocurrido en los últimos años con fenómenos de El Niño muy intensos.

La diversificación de la matriz energética contribuirá a reducir este riesgo y aportará mayor confiabilidad al sistema en momentos críticos. En este sentido proyectos como la regasificadora del Pacífico contribuirán a la competitividad de la generación con gas natural, complemento perfecto para las energías renovables no convencionales.

El proyecto Colectoras permitirá consolidar la estrategia de Colombia hacia un sector energético más diversificado y competitivo e impulsará el desarrollo de una nueva industria en el país.

application/pdfDESCARGAR (574,12 kB)