Comunicados de prensa

dots

Junio 2017


Ciudades más limpias

28 junio 2017

Portafolio

La contaminación ambiental es un gran reto para los gobiernos locales y el sector privado. Hay que impulsar el uso de energías limpias como la movilidad eléctrica y el gas natural vehicular.

Astrid Álvarez

Presidente del Grupo Energía de Bogotá

news_5856781

 

Combatir la contaminación ambiental se ha convertido en uno de los principales retos en las grandes ciudades, por los efectos nocivos en la salud de sus habitantes. En Bogotá, el principal contaminante es el material particulado. Según registros de la Secretaria Distrital de Ambiente, las industrias son responsables del 44% de las emisiones de gases contaminantes y el transporte del 56%.

La situación tenderá a complicarse si se tiene en cuenta que para el año 2050 la capital y sus municipios vecinos contarán con 13 millones de habitantes, es decir, 38% por ciento más que los 9,4 millones actualmente, según proyecciones de la Secretaría Distrital de Planeación.

Cabe señalar que en Colombia, al igual que la mayoría de países de América Latina, más del 70 por ciento de la población vive en zonas urbanas. Los impactos de esta elevada concentración ya se están sintiendo. De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación (DNP), los costos en la salud pública en Bogotá ascienden anualmente a 4,2 billones de pesos. Alrededor del 10,5% de las muertes en la ciudad se deben a la contaminación ambiental.

De ahí que los retos de las administraciones locales y del sector privado son inmensos, ya que deben poner en marcha medidas eficientes que permitan disminuir los niveles de contaminación y cumplir con los compromisos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 21).

El Grupo Energía de Bogotá (GEB) hace parte de las empresas que están comprometidas con este objetivo y para ello viene impulsando nuevas tecnologías no contaminantes para mejorar la calidad de vida de los habitantes.  

En materia de movilidad, está enfocado en las soluciones de transporte masivo, ayudando a reducir las emisiones, con una apuesta por la masificación del Gas Natural Vehicular (GNV) y la movilidad eléctrica.

En torno a la masificación del GNV, uno de los casos de éxito es Lima, la capital peruana. A través de nuestra empresa Cálidda, líder en el sector en esta nación inca, ha logrado vincular una flota de 600 buses públicos que usan este combustible. Además, hoy tiene cerca de 240.000 vehículos particulares convertidos a gas natural, con una penetración que alcanza el 12 por ciento y que llegará al 25 por ciento de aquí a cinco años.

Con la puesta en marcha de esta política en la capital peruana se ha logrado disminuir en más de un 90 por ciento la generación de monóxido de carbono, frente a los combustibles tradicionales. Cabe señalar que Lima es una de las ciudades de América Latina con mayor contaminación ambiental y que actualmente se lleva a cabo una campaña para promover el uso del GNV como una energía más limpia.

En Colombia, el GEB a través de la Transportadora de Gas Internacional (TGI) y de Gas Natural, en alianza con Ecopetrol, también incentiva el uso de este combustible. Actualmente el sistema de transporte masivo de Bogotá cuenta con algunos vehículos que usan gas natural. Se espera que para la renovación de la flota se incluyan vehículos de baja emisión y última tecnología, logrando que cada vez sean más amigables con el medio ambiente, mejorando la calidad del aire de la capital y logrando ahorros sustanciales frente a la operación y mantenimiento del transporte público que usa combustibles tradicionales.  

Para reducir las emisiones a una quinta parte, se prevé que en el año 2050 más del 75% de la energía consumida por el transporte de Bogotá será de baja emisión (metro, tren de cercanías, buses eléctricos).  

Adicionalmente, se busca promover la movilidad eléctrica y mejorar la infraestructura para permitir las recargas de manera rápida y segura. En ese sentido recientemente la Alcaldía Mayor de Bogotá puso en funcionamiento el primer bus articulado de Transmilenio 100% por ciento eléctrico. El vehículo, con una capacidad para transportar 160 pasajeros, evitará la emisión de 135 toneladas de CO2 al año.

El articulado hace parte de un plan piloto de la Alcaldía que tiene como finalidad recolectar información relevante para el proceso de renovación de la flota de Transmilenio. En el desarrollo de este proyecto participó durante dos años Codensa, una de nuestras empresas.

Pero no solo hay que trabajar en tecnologías más limpias y en movilidad sino en otros frentes que promuevan ciudades más sostenibles e innovadoras. Ese es el caso del alumbrado público inteligente, que contaría con sensores y tecnología LED. También se estudia la implementación de distritos térmicos (redes de aire acondicionado y calefacción de aire y agua), que permitirán atender las necesidades de amplias zonas de la población.  

También es importante destacar que el GEB ha enfocado su nueva estrategia en las energías renovables teniendo en cuenta que en el 2050 el 33 por ciento del consumo de electricidad se realizará mediante fuentes no convencionales de energía renovable (paneles solares, energía eólica). Con su nuevo Plan Estratégico Corporativo, el GEB le apunta a la generación de baja emisión distribuida, es decir, muy cercana a los puntos de consumo, y de esa manera consolidar edificios eco-eficientes, autosostenibles.

Para lograr esta transformación, es fundamental una adecuada articulación con las entidades regulatorias estatales y distritales, que son finalmente la base para apalancar la masificación de estas iniciativas.

       La energía es vital para el crecimiento y desarrollo de las grandes urbes. Estamos trabajando para un mayor acceso a la energía sostenible y segura, no solamente por el respeto con el medio ambiente sino también acorde con las transformaciones de las ciudades y la demanda de sus habitantes.

application/pdfDESCARGAR (200,93 kB)