Comunicados de prensa

dots

Noviembre 2017


Apuesta energética

23 noviembre 2017

Revista Dinero - Especial Infraestructura

Captura de pantalla 2018-05-21 a la(s) 9.49.02 a. m.

El Grupo Energía Bogotá pondrá en marcha tres nuevos proyectos de energía eléctrica y se prepara para participar en la licitación de la regasificadora del Pacífico.

Si hay un sector que no ha parado de crecer en los últimos años en Colombia es el eléctrico. El aumento de la población, que se acerca a 50 millones de habitantes, el avance de la clase media, que requiere más bienes y servicios, y el mayor desarrollo económico de varias regiones del país está llevando a que la demanda de energía se mantenga en alza.

Según cifras de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), del Ministerio de Minas y Energía, la demanda del servicio ha aumentado a niveles del 3% anual, en promedio. Colombia cuenta hoy con un sistema eléctrico robusto que ha sido capaz de hacerle frente a situaciones críticas como el fenómeno de El Niño registrado en 2015.

Esto ha sido posible gracias, entre otros factores, a los planes de  expansión de Generación y Transmisiòn que hace la UPME anualmente y que llevan a cabo  las empresas, que han sabido responder a los retos del sector. Una de ellas es el Grupo  Energía Bogotá (GEB), que recientemente renovó su marca para alinearse con las nuevas tendencias del mercado y con su Plan Estratégico Corporativo (PEC), puesto en marcha por su presidente Astrid Álvarez en 2016.

Este cambio significa una profunda transformación y el establecimiento de ambiciosas metas para consolidarse como una de las compañías líderes en los cuatro países en donde opera (Colombia, Perú, Brasil y Guatemala), en transporte, generación y distribución de energía eléctrica y transporte y distribución de gas natural.  Para el desarrollo de los proyectos en estos países tiene previsto inversiones en lo que resta de este año y en el 2018 de alrededor de 1.300 millones de dólares.

En energía eléctrica el objetivo es duplicar la extensiòn de líneas de transmisión de aquí al 2025, al pasar de 12.500 a 24.900 kilómetros en los países donde opera. En Colombia, el grupo tiene actualmente 1.503 kilómetros de redes y 17 subestaciones del Sistema de Transmisiòn Nacional (STN).

En los próximos años pondrá en operación más de 1.700 kilómetros de líneas -una distancia similar a la que hay entre Pasto (Nariño) y Riohacha (La Guajira), así como activos en 25 subestaciones adicionales que corresponden a 14 proyectos en desarrollo, que le permitirá ampliar su presencia en el territorio nacional al pasar de 55 a 170 municipios.

Cuatro de estos proyectos, que fueron adjudicados por la Upme, entraràn en servicio pròximamente y que garantizarán una mejor prestación del servicio en varias regiones del país.

Dos de ellos son Río Córdoba STN y STR (UPME-06 y 07 de 2014), que están próximos a su entra en servicio, buscan fortalecer el suministro y calidad del servicio en la Costa Caribe, especialmente en el departamento de Magdalena. Estos proyectos, junto con el proyecto Cartagena- Bolívar (UPME-05-2012), hacen parte del Plan 5 Caribe del gobierno nacional, tendiente a mejorar la prestación del servicio en una región que està en plena expansión industrial y comercial.

El cuarto proyecto que se pondrá en servicio en el primer trimestre de 2018 es Armenia (UPME-02-2009), que beneficia a los habitantes del Eje Cafetero, particularmente en los departamentos de Risaralda y Quindío.

En Guatemala, el GEB, a través de su empresa Trecsa, sigue adelante con la ejecución del Plan de Expansión del Sistema de Transporte de Energía (PET), el proyecto de infraestructura energética más ambicioso de Centroamérica. De los 866 kilómetros de redes que comprende el proyecto, el 69% están en construcción. De las 11 nuevas subestaciones ya se han construido y se han ampliado 9 de las 12 subestaciones previstas.

La compañía es líder en este país en transmisión de energìa, con una cuota de mercado del 20,8 % que aumentará una vez finalice este proyecto que es considerado de interés nacional.

Y en Brasil, a través de Gebbras, el grupo trabaja en la búsqueda de socios estratégicos que puedan cimentar el crecimiento en este país donde el GEB tiene una red de 1.100 kilómetros de líneas de transmisión, una distancia similar a la que hay entre Bogotá y la Cartagena.

Masificación del gas natural

Otra de las apuestas es entrar con paso firme en energías renovables no convencionales, un sector que está creciendo a pasos acelerados en el mundo ante la urgencia de los países de tomar medidas para enfrentar el cambio climático. La compañía está mirando diversas opciones de negocio para seguir alineado con su política verde tendiente e impulsar la movilidad limpia y un aire menos contaminado.

En este sentido, el GEB impulsa el uso de gas natural, un combustible más limpio y cuyas reservas están disminución, ante la declinación de los grandes campos como Ballenas y Chuchupa, en La Guajira.

A través de su empresa Transportadora de Gas Internacional (TGI), el objetivo del grupo es seguir adelante con el plan de expansión y participar en nuevas iniciativas. Una de ellas es la regasificadora ubicada en el Valle del Cauca, así como el gasoducto Buenaventura-Yumbo, que saldrá a licitación en los próximos meses. Hoy la compañía es líder en el transporte de gas natural con una cuota de mercado cercana al 70% y 4.000 kilómetros de gasoductos.

Jaime Orjuela, presidente encargado de TGI, sostiene que la compañía está interesada en participar en la licitación de esta regasificadora, un proyecto que demandará inversiones superiores a los 400 millones de dólares.

Movilidad en marcha

TGI también trabaja en temas relacionados con la movilidad limpia en el transporte masivo. Recientemente puso en marcha con Gas Natural Fenosa un plan piloto que arrojo resultados favorables para poner a rodar camiones recolectores de residuos sólidos con gas natural vehicular.

Pero los planes de expansión en el sector de gas natural no solo están en Colombia. El GEB, a través de su empresa Cálidda es número uno en distribución de gas en Perú, país donde espera superar los más de 8.500 kilómetros de tuberías en Lima y Callao. Esto le permitirá llegar a más de 600.000 conexiones que incluyen hogares, comercios, industrias y estaciones de servicio.

Cálidda también continuará con la masificación del gas natural vehicular (GNV), sector en el que puede mostrar importantes resultados si se tiene en cuenta que el 12% de los automóviles de Lima usan este combustible. Con Contugas, otra empresa del GEB en Perú, se busca llegar a 50.000 conexiones este año y  lograr el abastecimiento de gas en el sur del país (Arequipa).

Como se ve, las apuestas en el sector energético del GEB son ambiciosas y buscan atender una demanda en aumento y mejorar la prestación del servicio en zonas apartadas del país.

application/pdfDESCARGAR (458,59 kB)