Comunicados de prensa

dots

Enero 2021


El GEB, en camino de la implementación de Gestión de Activos Productivos

25 enero 2021

La Sucursal de Transmisión desarrolla un proyecto para optimizar el funcionamiento del negocio y así ser más eficiente, eficaz y promover el atributo cultural ‘Desempeño superior’.

Si definimos de una forma sencilla la Gestión de Activos podemos decir que son las actividades coordinadas de una organización para obtener valor de sus activos, las cuales fortalecen el proceso de toma de decisiones considerando el costo, el riesgo y el desempeño.

Al trasladarlo a nuestra vida cotidiana, lo podríamos comparar en cómo gestionamos, a lo largo de las fases del ciclo de vida, nuestros activos, por ejemplo, nuestra casa, nuestro carro e incluso el activo más importante que tenemos: nuestra propia familia.

¿Qué aspectos tenemos en cuenta para gestionar nuestra familia a lo largo del ciclo de vida?

Gráfica ciclo GAP familia.ai[20]

Como vemos en la gráfica anterior, los principios para gestionar activos están inmersos constantemente en nuestra vida cotidiana.

El proyecto ‘Gestión de Activos Productivos’ nace en el Grupo Energía Bogotá (GEB) con el objetivo principal de gestionar nuestros activos productivos de una manera holística y sistémica, para generar mayor valor a nuestro negocio y reconociéndolos como nuestra principal fuente de ingreso.

Adicionalmente, el proyecto nos permite adelantarnos a las señales regulatorias de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), que está en proceso de expedir la resolución que exige a las empresas de transmisión de energía eléctrica la certificación de un sistema de gestión de activos acorde con la norma ISO 55001, que es la relacionada con este tema. 

Así vamos

En línea con la anterior normatividad, y buscando obtener los beneficios anticipados de la implementación de las mejores prácticas en gestión de activos, iniciamos el proyecto de implementación.

Las etapas que abarca el proyecto son:

 

Etapa 1: Análisis, evaluación, alineación y estructuración.

Etapa 2: Implementación, sensibilización, mediciones y documentación.

Etapa 3: Certificación.

Etapa 4: Sostenimiento y mejora continua.

La etapa 1 la finalizamos con el diagnóstico de nivel de madurez realizado en 2019; actualmente nos encontramos en etapa 2 de implementación de las mejores prácticas, cuya finalización está proyectada en 2023, para posteriormente entrar en la etapa 3 de certificación durante ese mismo año.

Los alcances del proyecto son todos los activos productivos de esta filial del Grupo Energía Bogotá, es decir, aquellos equipos que componen las subestaciones eléctricas y las líneas de transmisión.

Actualmente, Transmisión cuenta con 30 subestaciones eléctricas en operación, 21 en construcción y 1.655 kilómetros de líneas de transmisión en operación y 2.420 kilómetros en construcción.

La implementación de este proyecto en la compañía mejorará el desempeño técnico y financiero, la gestión de riesgos y el proceso de toma de decisiones; fortalecerá los estilos y prácticas de trabajo colaborativo y de corresponsabilidad, y permitirá mayor alineación y contribución de las actividades del día a día de los colaboradores con los objetivos de la compañía.

“Esta implementación representa una oportunidad para seguir generando valor con nuestros activos en operación, haciendo cada vez más eficientes nuestros procesos, mejorando la competitividad de nuestro negocio y de esta manera continuar alcanzando las metas propuestas”, sostuvo Juan Jacobo Rodríguez, director de Planeación y Control del Negocio de Transmisión.

Además, señaló que todas las áreas de la empresa, en mayor o menor medida, están involucradas en el desarrollo del proyecto y del desempeño de los activos. Es por esto, apuntó, que fortalecer los estilos y prácticas de trabajo colaborativo y de corresponsabilidad serán fundamentales para los resultados que se esperan obtener.

Acerca de los resultados que ha arrojado el proyecto, cabe resaltar que durante el último trimestre de 2020 se llevó a cabo la primera auditoría interna del sistema de Gestión de Activos Productivos, que tenía como objetivo medir los avances de la implementación y medición de nivel de madurez. Esta obtuvo un nivel por encima del esperado, pasando de 1,69 obtenido en 2019 a 2,29 en 2020.

Este resultado es producto de la importante labor y trabajo conjunto que todos los colaboradores de GEB han venido desarrollando.

El compromiso para este 2021 es continuar con la ejecución de las actividades planeadas en la implementación del proyecto, enfocadas en sumar esfuerzos para seguir aumentando el nivel de madurez en Gestión de Activos y lograr la certificación en la norma ISO 55001 en el 2023.